Ensayo: El Sociópata intangible-Intelectual

Ensayo: La criminología y su aplicación en la Vigilancia y Seguridad Privada, con base en teoría de: Aristocles-Platón

La Criminología y su aplicación en la Vigilancia y Seguridad Privada,

Introducción.

 

Origen, evolución, teorías y aspectos históricos de la criminología.

A lo largo de la historia, en distintas épocas, diferentes hombres de ciencia han tratado de descubrir el origen de la criminología, sin estos poder demostrar su origen. La lucha contra el delito y el estudio de los delincuentes y del castigo data desde la antigüedad. Filósofos como Sócrates, Platón o Aristóteles ya hablaron sobre este tema, atribuyendo los delitos a deficiencias físicas o mentales e incluso a la herencia. Platón su obra titulada «

Las Leyes» consideraba el crimen como un síntoma de enfermedad del alma, el cual tiene tres fuentes:

  • Las pasiones, ambición, avaricia, cólera, lujuria, envidia, celos, etc.
  • La búsqueda del placer.
  • La ignorancia.

Además, otros hombres de ciencia muy pocos conocidos como Van Kan, Havelock Ellis y G. Antonini, se dedicaron a investigar el origen de la criminología, dejándonos un legado sobre los enfoques especiales y sistemáticos del estudio del problema de las causas de la delincuencia y de la conducta anormal del delincuente.

A mediados del siglo XIII, Tomás de Aquino intentó también sentar las bases de la filosofía del derecho penal en su obra Escolástica, y en la Edad Media se realizaron algunos estudios médicos para investigar crímenes aislados.

En el siglo XVIII, el jurista italiano Cesare Beccaria compendia en su obra Trattato dei delitti e delle pene (De los delitos y las penas) las leyes existentes, tratando de encontrar la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y evitar una interpretación desviada por conceptos morales de los jueces. Enrico Ferri es considerado unos de los precursores de la criminología y se le toma como punto de arranque de la escuela clásica, con la cual se eliminaron las injusticias derivadas de la aplicación del derecho penal, generalizando el respeto a la ley, y reconociendo garantías individuales al limitar el poder del estado. Sus bases fueron sentadas en 1839 por Antonio Rosini con su obra Filosofía del Diritto.

En el siglo XIX, se empiezan a aplicar los métodos de observación científica al crimen, con el fin de determinar las causas de la criminalidad. En este momento es cuando la escuela italiana (Lombroso, Rafael Garófalo, Enrico Ferri) pretende encontrar la causa profunda de la delincuencia en las anomalías corporales y mentales de los individuos y de la escuela franco-belga (Durkheim, Guerry, Lacassagne, Quételet, Tarde) denuncia la influencia del medio social, verdadero “caldo de cultivo de la criminalidad”.

En el siglo XX, los criminólogos se esfuerzan en hacer una síntesis de los descubrimientos precedentes. En diferentes países comienza a manifestarse una tendencia a ampliar el campo de la actividad criminológica: unos incluyen en ella la criminalística (Alemania); otros, la penología; hay otros que preconizan el estudio conjunto de la ciencia del crimen y de la ciencia de la reacción social suscitada por (Estados Unidos). En este siglo, la criminología ha influido notablemente en la evolución del derecho penal.

Es a partir de mediados del siglo XX, se presenta un cambio de paradigma en la ciencia criminológica fijando su atención en los procesos de criminalización, en el ambiente social, pero estudia también a la víctima.

En el Ecuador la criminología, si bien está apegada al derecho penal por sus implicaciones en los estudios de casos y proceso judicial, está claro que, en sí, la criminología al ser una ciencia que también estudia el comportamiento criminal, la misma pude ser aplicada como una ciencia pre-delito.

 

Filosofía laboral.

Una filosofía de trabajo es un conjunto de principios que compone una perspectiva por la que se guía la actividad laboral, el funcionamiento de una empresa o la participación individual de cada empleado. También puede constituir una de las raíces de la cultura empresarial de una compañía, revelando sus valores en forma de filosofía de trabajo.

Por último, al hablar de filosofía de trabajo no hay que olvidar que cada persona tiene la suya propia, la que le anima a levantarse cada mañana y acudir a su puesto de trabajo, esforzarse al máximo en la realización de sus tareas, responsabilidades y alcanzar las metas planteadas.

Ikigai es una filosofía japonesa de trabajo que se centra en sentir que el trabajo hace una diferencia en la vida de las personas. Es un modo de darle sentido a una actividad que ocupa la mayor parte del tiempo de los adultos en este país.

Aunque no es tan conocida como otras filosofías de trabajo niponas, Kaizen es la más popular sin ninguna duda, resulta muy interesante esta perspectiva motivadora del trabajo, que anima a los empleados a hacer su contribución personal llevando a cabo tareas que afectan positivamente al bienestar de los demás.

El espíritu del cumplimento o la satisfacción de cumplir tareas, labores, actividades remunerada, es un paradigma en la seguridad privada, que en un gran porcentaje los hombre y mujeres que trabajan en la seguridad privada, está ahí solo por necesidad no por vocación, esto hace que el hacer y/o llevar a cabo tareas relativas o especificas a la de la seguridad privada se sienten “un ser, lacayo de un sistema”.

La realización de tareas remunerada es un trabajo, y por lo cual este trabajo deberá estar enmarcado según lo citan las leyes vigentes en todos los países de derecho. Esto hace que el trabajador deberá tener aptitudes para así calificarse en dicho trabajo, pero en gran parte aun, en Ecuador y a pesar que se abolió la tercerización laboral, persiste la idea de “victimizar o victimizarse” como trabajador, y eso hace que dicho trabajador, no tengas aspiraciones propias, solo vive el día a días, y lleno de temor de “alejarse de su zona de confort”, lo expuesto se ajusta a lo citado en unos de los libros de Wax Webber,

¿QUE ES UNA PROFESIÓN? Según Max Weber, en su obra clásica «La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo», la profesión es una actividad especializada y permanente de un hombre que normalmente constituye para él una fuente de ingresos y, por lo tanto, un fundamento económico seguro de su existencia La profesión es un medio de subsistencia de los individuos, es decir un instrumento para poder ganar dinero; pero se olvidan de la actividad social de las profesiones. Para tener presente esto, Adela Cortina rescata lo siguiente: La finalidad de la profesión no se limita a la fuente de ingresos, sino que tiene su finalidad, que es tener una legitimidad social. Además, la profesión es una actividad colectiva, es decir es una actividad social cooperativa, cuya meta interna consiste en proporcionar a la sociedad un bien específico e indispensable para su supervivencia como sociedad humana, para lo cual se precisa el concurso de la comunidad de profesionales que como cuentos se identifican ante la sociedad. De lo mencionado anteriormente, rectamos que una profesión busaca realizar un bien o una propuesta, que es indispensable para viada social, para esto se requiere el cultivo de hábitos y excelencias, así poder hacer de la profesión una actividad comunitaria y no aislada, lo cual identificable al profesional. Si hablamos de profesión, tiene múltiples usos porque sirve para designar tanto a un médico, un profesor, como para un vendedor, un futbolista y hasta suele hablar de un delincuente profesional; con lo escrito anteriormente nos ayuda a saber cuándo estamos ejecutando una profesión. Para diferenciar una profesión de oficio, Antonio Peinador ha clasificado las profesiones teniendo en cuenta dos criterios: por razón de la actividad y por razón de las multas de cada profesión. Por la actividad, tenemos los manuales donde predomina el trabajo manual o mecánico, o también llamados oficios. También tenemos los liberales donde predomina el trabajo de la inteligencia, es decir la profesión como tal. Por los fines, se hace relación al derecho a la vida física; en un plano inferior tenemos a los cocineros, zapateros, artesanos, etc. En un plano superior tenemos a los técnicos e investigadores de laboratorio, comerciantes, banqueros, etc. También tenemos los finos tenemos derecho al cultivo ilimitado de la inteligencia; donde incluimos a los científicos, filósofos, artistas, etc. Por último, tenemos el derecho a vivir como individuos y miembros de la sociedad dentro del orden jurídico y moral; con este fin se hace relación a los políticos, abogados, jueces, novelistas, religiosos, etc.

 

ANÁLISIS: ¿qué es la profesión? Lo que nos comparte Max Weber en su definición sobre la profesión; entendemos que la profesión es un medio de subsistencia para los individuos, les permite ganar dinero y así de esta manera poder cubrir sus necesidades básicas y tener una mejor calidad de vida y brindarle la misma a su familia, es decir los individuos mediante la profesión un beneficio personal y no social. El aporte de Adela Cortina, hace una relación a lo que es una profesión como tal; es decir que la profesión es una actividad que tiene como propósito el bien social y económico y la realización de la persona, además es una reflexión donde tiene que resaltar sus valores, hábitos y normas morales que cada profesional practique en su vida diaria y que los identificable dentro de una sociedad. La profesión es una actividad individual y la misma vez colectiva que existe es una gran cantidad de profesionales que tienen las mismas multas.  La calificación de profesional no solo está vinculada a los conocimientos o al título habilitante, sino que también puede hacer referencia al compromiso, la ética y la excelencia en el desarrollo de las actividades laborales. La naturaleza de la ocupación y la forma de ejercerla que tiene cada profesional es el desempeño de la práctica profesional. La disciplina profesional se preocupa del desarrollo del conocimiento, enriqueciendo la profesión y profundizando el sustento teórico de la práctica. sino que también puede hacer referencia al compromiso, la ética y la excelencia en el desarrollo de las actividades laborales. 

 

Contextualizando las letras de Max Webber en el plano del trabajador de la seguridad privada, es complejo por lo ambiguo que resulta el común trabajador de la seguridad privada, y tomando un análisis contextual y contrastando con  lo que citó en primera instancia Plantón, se encuentra muchas personas que trabajan en la seguridad privada ejerciendo diferentes cargo y hasta con jerarquía, que presenta evidencia de aptitudes viscerales, es decir que contrapone a la propuesta de Webber sobre la profesión, su ética y normas.

Si bien este un problema es regular en la industria privada, pero presenta mucha afección al estar en una situación de apremio, y actúan según su estado de ánimo o parcializado por sugerencia, simpatía, empatía compartida o histeria colectiva. La susceptibilidad de un trabajador el cual no ha adoptado las normas deontológicas de su profesión, lo hace un ser poco asertivo, reactivo, susceptible y hasta virulencia en sus respuestas.

Las evidencias por el paso de la historia de la formalización laboral, resulta complejo entender a la fuerza laboral, ya que las variables de su estado de ánimo, necesidades, anhelos, deseos y planes de vida, en muchos elementos de seguridad los anteponen a su responsabilidad laboral, como corresponsables de su ralentización o nulo desarrollo personal y profesional, y eso pasa por que generalmente es un ser muy susceptible, al sentirse, exigido, profesionalmente, y no muestra capacidad de tolerancia, proactividad e ideas de solución a los problemas que se le presente en su jornada laboral.

 

La criminología laboral.

Es una realidad que las organizaciones debido a sus características internas y/o externas presentan fenómenos criminológicos que las afectan en mayor o menor grado, y es labor del criminólogo auxiliar a su entendimiento, intervención y prevención.

En México en el año 2009 el criminólogo W. Hikal en una de sus publicaciones hizo mención acerca de una criminología específica enfocada al contexto laboral de un individuo.

La nombró como “Criminología Laboral”, y la definió como “la rama de la Criminología General dedicada al estudio de las conductas antisociales que pueda presentar alguna persona en el desarrollo o desde antes de realizar cierto tipo de trabajo”.

Según esta postura establece que “Tiene por objetivo estudiar a la persona e identificar ciertos problemas internos y de su ambiente que puedan llevarlo a cometer algún acto o presente alguna conducta antisocial”.

Este ensayo tiene como objetivo, reenfocar y optimizar el proceso de reclutamiento de personal de seguridad, además de analizar las debilidades y fortaleza que como empleado/trabajador tiene cada persona que labora en la industria de la seguridad privada.

El análisis criminológico no solo se enfoca en la relación de la persona en su contexto laboral, también estudia la conducta antisocial que tiene o podría presentar en el ejercicio de su trabajo, el cual generalmente se manifiesta durante las fases de estrés, y/o apremio, el cual es o podría ser motivado por la falta de control o dominio de sus emociones o inteligencia emocional. El análisis criminológico del elemento de un colaborador, puede considerase como una herramienta para el análisis pre-delito, orientadora, vocacional, perfilación de aptitudes y/o clasificatoria de competencia laboral, según las aptitudes/actitudes de la persona sujeta de este análisis.

Este enfoque es muy importante para tener en cuenta ya que efectivamente existen infinidad de condiciones y situaciones laborales que originan o desencadenan que una persona tenga un comportamiento antisocial ya sea dentro de la organización o fuera de ella, y tales actos y/o acciones afectan a la relación laboral, la imagen corporativa de la organización y a la personal per se.

Criminología tiene mucho para aportar al sector corporativo/laboral como coadyúvate de su crecimiento, desarrollo organizacional y sus colaboradores, entiéndase que no se trata únicamente del sector privado sino de todo tipo de organización sea pública o privada.  Ya que las herramientas criminológicas permiten estudiar las conductas antisociales que se generan en el ambiente laboral y advertir futuras.

El sentido el criminológico, al estar dentro de una organización, institución o empresa puede intervenir en diversos aspectos que son causas de afectación para la organización, por supuesto que puede intervenir en el estudio del binomio trabajador-empresa, y analizar el clima laboral, selección y perfilación de elementos de seguridad, empleados, y una cultura organizacional.

Sin embargo, las variables reales son que las organizaciones de vigilancia y seguridad privada, generalmente sufre el apremio de sus clientes, la competencia empresarial y la competitividad de la industria, a la vez varias veces son víctimas de la deshonestidad, deslealtad de la industria y/o de algún colaborador, a esto se suma la delincuencia común y organizada,

Por lo que la otra cara de la moneda apunta a que la criminología también puede aportar no solo al estudio individualizado de los empleados que forman parte de la organización, sino que también debe analizar todos los factores (internos y externos) que por la misma conformación estructural y organizacional (sector, giro, localización, operación, producción, valor patrimonial, etc.) la hacen atractiva hacía con la delincuencia y genera su victimización.

Bajo este orden de ideas pasamos a tener una mayor visión de los fenómenos criminológicos que afectan a una organización, entendiendo que tanto pueden ser por las condiciones laborales internas como por las características organizacionales o corporativas, que dicho sea de paso en muchas ocasiones son trasnacionales.

Seguridad Corporativa.

Se puede definir que la Criminología Corporativa es “la especialidad de la Criminología que orienta su estudio a los factores de riesgo internos y externos vinculados al contexto organizacional, para su intervención y prevención, con la finalidad de garantizar la protección, continuidad de las operaciones y el progreso del capital humano y económico de la organización”.

Sin la intencionalidad de adentrar en conceptos y definiciones complejas ya establecidas, se puede sintetizar a la seguridad corporativa como todas las acciones, estrategias y procesos que se aplican en una organización para protegerla y garantizar su continuidad de negocio.

Muchas organizaciones sobre todo las que tiene un gran capital humano, nacionales y trasnacionales, cuentan con esquemas de seguridad conformados por personas, que con titulaciones de tecnólogos o más, con experticia de sistemas de gestión y procesos. Pero la gran mayoría de estos esquemas han sido creados por la asesoría de expertos en sistemas de gestión en empresa, pero NO en las organizaciones de vigilancia y seguridad privada, solo simplifican “copian y pegan” modelos, esquemas y sistemas de gestión que no son precisamente lo que una organización de seguridad requiere, para su desarrollo y su cotidianidad y continuidad operacional. Las variables se presentan cuando el proceso de reclutamiento, perfilación y valoración de aptitudes requeridas para la asignación de un cargo en la industria de seguridad, se lo dan cumpliendo proceso que se aplica en cualquier otra industria, olvidado las variables y/o inconformidad que se presenta comúnmente, de entre ellas, las actitudes y aptitudes actuales vs. las futuras que un aspirante tiene vs. las que tendrá ya estando en la ejecución del trabajo como elemento de seguridad.

Otra variable existente es que las organizaciones de seguridad, buscan la asesoría de ex elementos de las fuerzas del orden (policías/militares), con el fin de la ejecución de modelos de gestión y/o sistemas operacionales, pero los ex uniformados, por su naturaleza profesional, solo se enfocan en lo que ellos han aprendido en lo largo de su carrera en el ámbito público, cundo las variables existentes son los elementos de seguridad que son civiles. En este sentido los esquemas que se presentan a la fecha en la industria de vigilancia y seguridad privada, se han diseñado desde la perspectiva de la reacción, es decir se gestiona y gestan los recursos humanos, según el factor económicos y corporativos.

Aplicación de la criminología en la seguridad privada.

La elaboración planes de prevención y protección integral para las empresas de vigilancia y seguridad y sus colaboradores debería ser primero, se debe conocer las debilidades/fortalezas y sus variables del personal, equipos y estructuras antes de vender el servicio, cosas tales NO se ven en esta industria.

Toda organización de seguridad deberá tener una estructura defina, sin importa el tamaño de la misma, pero siempre debe tener en su misión corporativa, el crecimiento como empresa y el desarrollo de sus colaboradores,

Las tareas de estudio/auditoría integral de una empresa de seguridad, debe hacerse y ejecutarse exclusivamente por criminólogos o quienes tengan conocimientos tales, y si además se complementa con conocimientos específicos de la industria de seguridad privada de cómo es la seguridad, a la vez entender la inseguridad interna, circundante, local y nacional.

Estas pautas darán un criterio acertado de la realidad de la seguridad privada para los directivos de la organización. El responsable de la gestión operacional y operativa de la empresa estará enfocado en la proactividad de su personal e inculcando la especialización en la industria, así podríamos hablar de un conjunto de pasos que inculque y motiven el desarrollo de aptitudes de entre sus compañeros y personal bajo su mando, en apego a la misión organizacional.

La seguridad privada es un sector en auge, donde cada año colaboran más profesionales, y donde cada vez abarca más competencia de servicios y la competitividad de su personal. Esto se ha logrado progresivamente, los servicios de la vigilancia y seguridad privada y que la presencia de estos profesionales cada vez nos resulta más familiar en los diferentes lugares allá donde vamos. Punto a favor de la industria es su normativa legal existente, a más de la exigencia legal de la capacitación constante del personal operativo de la seguridad privada, aunque a la vez, hay vacíos por la calidad de la capacitación que reciben, y por qué solo está la exigencia legal para personal operativo, excluyendo a personal administrativo y personal con jerarquía. Personalmente, me parece motivo suficiente incluir a los responsables de la seguridad privada, estudiar y establecer normas basadas en la criminología en su estructura operacional y de su organización per se.

La industria de vigilancia y seguridad privada, tiende a ser la industria con más tránsito/rotación de su fuerza laboral, “personal golondrina”, dicho personal es bueno y a malo a la vez por algunas variables muy claramente marcadas. El contratar a un elemento de seguridad que según su hoja de vida ha pasado por más de tres empresas en corto periodo hace pensar que es un trabajador que presenta una estabilidad y/o no se ajusta a las políticas, normas de una organización, a la vez es un personal que no se ha desarrollado, no a crecido profesionalmente, solo son conformista y le temen a salir de su zona de confort.

Lo bueno, que es un personal con la experiencia debida y muy necesaria en la industria, ya que esa experticia, lo hace ser más acucioso y busca la eficiencia y eficacia en sus labores, pero, requieren una motivación.

El perfil criminológico que estas personas presentan, debería ser considera, revisada con mucha acuciosidad, antes de decidir si se lo contrata o no.

La afectación que causa el personal golondrina en la industria y la falta de perfilación criminológica de los aspirantes a la seguridad privada, actualmente presenta un patrón muy definido, el cual es: 

necesito trabajar, para mantener a mi familia, si bien es algo que pasa y vemos en todas las industrias y casi todos los países, pero la gran diferenciación es que el personal de seguridad, no solo es un personal que necesita trabajar, sino también debe ser un personal altamente preparado para el cumplimiento de su misión, Vigilancia y Seguridad a Personal y Bienes Privados.

Entra en escena el nivel sociocultural del común elemento de seguridad, y esto se suma a la industria una tendencia de elementos de seguridad millennials.

Los millennials son la generación que nacieron entre 1980 y el 1999, tienen entre 20 y 39 años, según la estimación más habitual y están rodeados de mitos: que sólo les interesa el disfrute y el tiempo libre, que tienen falta de compromiso, que les gusta viajar por destinos exóticos, entre otras cosas.

Marcelo Basso, director de Provokers, explicó que «Los primeros hallazgos sobre este grupo se determinaban por contraposición con el anterior, la generación X. Se

decía, ‘tienen menos compromiso con el trabajo, no les interesa entrar a los programas de Jóvenes Profesionales de empresas top porque arrancan en enero, nunca se van a poner la camiseta de lo que hacen’. Pero cuando se los empezó a estudiar se descubrió que tienen un nivel alto de sensibilidad por el prójimo, por lo que se comprometen en acciones de voluntariado social, además de una conciencia por el medio ambiente mayor y una necesidad de experimentar mucho más profunda que sus antecesores (desde comidas y bebidas, hasta culturas)».

«Es una generación que prefiere intentar vivir de lo que le apasiona, es decir que tienen vocación, sin perseguir un gran sueldo, superación, acenso profesional. Les gusta la fiesta y tratan de no perderse nada. Quieren vivir en pareja y tener hijos, pero mucho más tarde que sus padres. Esto generó un romanticismo con este nuevo target», explicó Basso.

Constanza Cilley, directora ejecutiva de Voices Consultancy explicó: «La mitad de los millennials argentinos tiene como meta tener una buena vida familiar y ser exitosos en su vida laboral. Si bien los objetivos pueden ser similares a los de sus padres, ya no existe un camino trazado ni predecible y esa libertad no los asusta, sino que, por el contrario, la viven como una oportunidad. Tanto es así que 1 de cada 2 millennials desearía tener su propio negocio para lograr un buen balance entre el trabajo y su vida personal a la cual le dedican mucho, algo muy valorado por esta generación. La barrera más grande que encuentran para emprender es el acceso a capital o créditos. Pero, según ellos manifiestan, ideas para emprendimientos les sobran».

Los millennials en la seguridad privada son elemento maleable, pero requieren un gran esfuerzo propio además de una guía, un tutor o también ese deseo de ser un profesional en la seguridad, seria derivado por una gran motivación, la cual se despertó tras un gran suceso en su vida personal algo de gran impacto. Esta visibilizado el perfil del elemento de seguridad millennials, porque así es su cultura, lucir un corte de cabello, usar gel, hacerse manicura y hasta tratamiento faciales, pero ante las disposiciones u órdenes de mostrar un perfil como elemento de seguridad, el resaltará y hasta impondrá su estilo de lucir, derivado de la cultura de moda.

Sus objetivos es crecer, pero sin que tenga que esforzarse mucho, siempre prioriza sus actividades personales a las laborales, resaltando que sus actividades personales son de mayor importancia para sí, siente la angustia del entorno, pero al ser poco analítico resuelve muchas veces las situaciones de apremio y/o riesgo de forma visceral, sin media en consecuencias ni efecto colateral de sus acciones y/o decisiones.

Los elementos de seguridad millennials, son el mejor ejemplo de la necesidad del análisis criminológico, ya que, por su perfil son susceptibles a variables negativas que pudieren afectar a la operacionalidad de una empresa de seguridad.

La seguridad privada se enfrenta a varias circunstancias negativas propias, heredadas y circunstanciales, que, por el giro del negocio son habituales, pero ¿Dónde está la previsión o la capacidad de respuesta ante cualquier circunstancia adversa que se presente?, la circunstancialidad se convierte un enigma al no ser previsor, al no advertir hechos posibles, probarles y/o potenciales que en el entorno de una organización o persona, se presente dado que se debe mantener la continuidad operacional y la continuidad de vida per se.

El nivel sociocultural, y a la afección de una cultura inculta en la vida de los colaboradores de una organización de seguridad, hace que el producto final (el servicio que se ofrece) sea de una calidad distante de la que se oferto inicialmente. Entra en escena las disputas interdepartamentales, interpersonales, simpatías y hasta las conspiraciones de entre los miembros de una organización, y todo por el hecho de NO existe empatía laboral o de haberla, es usaba con forma conspirativa.

La cadena de hechos y/o sucesos, son recurrentes en esta industria, la cual hace que pierda eficiencia y eficacia en sus gestiones generales, pero ¿acaso la cabeza de una organización de seguridad, no cuenta con un plan de solución de problemas tales?

La ocurrencia de hechos negativos y que afectaren a la organización son inevitables, las crisis grandes o pequeñas siempre estará o se presentaran en la vida de cada colaborador, el éxito de hombre como especie, es de siempre salir, sortear, enfrenar y solucionar los problemas que se presenten, es una simples teoría de vida y de evolución. Pero, ¿si el principal de una organización y su equipo de trabajo saben que hacer, pero muchas organizaciones caen una crisis y muy difícilmente se levanta de ella? Solo, solucionan un problema, pero al poco tiempo caen en otro y muchas veces es el mismo problema, convirtiéndose en un patrón, y la solución definitiva es un enigma.

Para entender un poco la problemática, hay que hacer un análisis profuso del origen del problema, la afectación, alcance y la probabilidad de ocurrencia.

El origen de un problema siempre será gestado por un ser humano, ya sea por su medio, sus temores, su nivel académico, su nivel social y sociocultural, a más de político y religioso. Es el mismo hombre que gesta el problema, alegando ser la víctima, pero casi siempre es a la vez el victimario.

Análisis criminológico de la inseguridad.

Cuan complejo resulta entender a una persona que comete actos penados por la ley y la sociedad, acciones que dista la moralidad y hasta humanidad cometido por otro ser humano, a lo cual el autor solo se justifica y pretende evadir la responsabilidad de sus acciones.

Es difícil entender que muchas personas motiven sus actos y/o acciones al cumplimiento que una norma del “ghetto, de su círculo social, de su logia” etc. Pero lo que, si se comprende que las acciones que realiza a pesar de sentir y hasta entender lo ilícitos de sus acciones, la realiza por que siente y saber que la recompensas por dichas son y serán loados por su círculo.

Esto se convierte en una incógnita, ya que entiende que sus actos son penados por la sociedad y justicia, pero no temen y eso va más allá de una necesidad y/o acción fortuita o casual.

En 1986 Cornish y Clarke formularon la teoría de la elección racional. Se trata de un enfoque que se incluye dentro de los modelos de prevención situacional del delito. Esta teoría sostiene que quienes cometen un delito lo hacen tras un proceso de toma de decisiones. También defiende que los delincuentes no son tan distintos del resto de personas, centrándose en buscar las similitudes y haciendo una crítica a la visión que hay en la actualidad que los tiende a sobre patologizar y es motivo de dificultad a la hora de realizar programas de prevención del delito. Así mismo, los autores hacen una necesaria triple distinción entre los tipos de delincuentes, a saber: el delincuente depredador, el oportunista y el situacional, todo ello sin olvidar la importancia del proceso motivacional intrapsíquico que lleva a la comisión del delito y por lo tanto el proceso de toma de decisiones.

Parábolas del Autor.

¿por qué el hombre atenta los interese de los demás solo por su necesidad, modus vivendi o creencia?

¿por qué delinque un hombre si ya es conocido que solo con trabajo honrado se obtienes las cosas?

¿Por qué cree un hombre a otro, sintiendo en el fondo que lo que le dice, dista de moralidad, ética, honradez y veracidad?

Según, Hans Kelsen en su artículo titulado: ¿Qué es la justicia?

Jesús de Nazaret, al ser interrogado por el gobernador romano, admitió ser un rey, más agregó: «Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad «. Pilato preguntó entonces:»¿Qué es la verdad? «. Es evidente que el incrédulo romano no esperaba respuesta al interrogante: el Justo, de todos modos, tampoco la dio. Lo fundamental de su misión como rey mesiánico no era dar testimonio de la verdad. Jesús había nacido para dar testimonio de la justicia, de esa justicia que deseaba se realizara en el reino de Dios. Y por esa justicia fue muerto en la cruz. De tal manera, de la interrogación de Pilato:»¿Qué es la verdad? » y de la sangre del Crucificado, surge otra pregunta de harto mayor importancia, la sempiterna pregunta de la humanidad:»¿Qué es la justicia? » No hubo pregunta alguna que haya sido planteada con más pasión, no hubo otra por la que se haya derramado tanta sangre preciosa ni tantas amargas lágrimas como por ésta; no hubo pregunta alguna acerca de la cual hayan meditado con mayor profundidad los espíritus más ilustres, desde Platón a Kant. No obstante, ahora como entonces, carece de respuesta. Tal vez se deba a que constituye una de esas preguntas respecto de las cuales resulta válido ese resignado saber que no puede hallarse una respuesta definitiva: sólo cabe el esfuerzo por formularla mejor.

La contextualización de esta narrativa, es acorde para tratar de entender ¿por qué un hombre que nació sencillo, humilde, termina siendo un contumaz delincuente?

Según: Ricardo Villa Peña.

Antes de nada, hay que comprender que una persona es delincuente cuando viola una determinada norma jurídica, social o cultural imperante en la sociedad donde está inmerso. La psicología criminal ha evolucionado mucho en los últimos treinta años, hasta el punto de conocer con bastante detalle los factores de riesgo que pueden hacer que un perfil se convierta en criminal, por supuesto hay factores con más peso que otros. Estos factores suelen ser en general:

Factores familiares, La familia es muy importante en la socialización del niño, especialmente en las primeras etapas de su desarrollo. Factores como un gran tamaño de la familia, ausencia de progenitores, mal clima familiar o estilos de crianza autoritarios o inatentos se vuelven muy relevantes para conocer las causas. En estas etapas es donde se inculcan los valores, que luego servirán al futuro adulto para defenderse ante las malas influencias que encuentre en su vida, y no solo se inculcan verbalmente, sino también por aprendizaje vicario.

Factores escolares, aunque el presunto criminal ya sea un adulto, su escolaridad es muy importante para conocer su motivación y causa, así como para prevenir futuros comportamientos criminales mediante atención psicológica. La escuela representa un espacio donde fortalecer sus valores y habilidades cognitivas, experiencias negativas escolares, fracaso escolar, malas influencias, individualismo o competitividad en la escuela, se tornan también factores muy predictivos. También una falta de interiorización del concepto de ley en la escuela es un factor predisponente. Factores ambientales, aparte de la educación recibida tanto por la escuela como por la familia, el ambiente en que está inmerso el presunto criminal tiene un peso importante también, en los años cincuenta, se decía que la clase social correlacionaba negativamente con la delincuencia, es decir a más clase social menos probabilidad de ser delincuente, siendo demostrado esto mediante estadísticas.

Esta teoría, tiene concordancia con uno de los ensayos realizados por: Hans Eysenck, el cual explica: Muchos delincuentes muestran un retraso en la adquisición de destrezas cognitivas.  La manera como los delincuentes piensan, perciben y valoran su mundo, razonan y solucionan problemas juega un importante papel en su conducta antisocial, y en su deficitario ajuste emocional. Pero estos déficits no son los causantes directos de la conducta antisocial. Los déficits hacen que el sujeto esté en desventaja en su relación con los demás y que sea más susceptible a la delincuencia.

 

El delito, según la criminología:

El delito cambia según evoluciona la sociedad, la cultura, la tecnología, los valores políticos, la economía e incluso la religión. Es espacial y temporal de modo que las conductas consideradas ilícitas se tipifican como tal teniendo en cuenta los factores político-sociales de cada momento. Lo que hoy es delito en una sociedad, quizás mañana ya no lo sea, de la misma manera que muchas conductas consideradas delito en el pasado, hoy ya no lo son.  Si echamos la vista atrás, el adulterio fue delito en España hasta el 26 de mayo de 1978 y estaba castigado con una pena de seis meses y un día hasta seis años de prisión. Los art. 449 y 452 del Código Penal que castigaban el amancebamiento (hoy pareja de hecho) y el adulterio, han sido derogados. Estos delitos nacieron de la moral imperante en la sociedad de la España franquista.

 

CRIMEN. Desde el punto de vista jurídico crimen y delito son conceptos equivalentes, ya que ambas conductas son punibles. Pero delito es un comportamiento más genérico, abarca muchas conductas y muchos bienes jurídicos a proteger: vida, patrimonio, salud, integridad personal, intimidad, libertad, honor, etc.

El crimen es un concepto para referirse a un delito de extrema gravedad, a un delito ofensivo contra las personas, como el asesinato o la tortura. Un crimen implica una voluntad consciente de matar o de herir gravemente a otra persona. Algunos son tan graves, que son considerados por la comunidad internacional como crímenes internacionales.

En el preámbulo del Estatuto de Roma, instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional (CPI) de 17 de julio de 1998, se señala que en el siglo XX millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidades que desafían la imaginación y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad. La CPI se creó con el objetivo de que los crímenes más graves, aquellos que tuvieran una gran trascendencia para la comunidad internacional, se sometieran a la justicia y no quedaran impunes. Históricamente ya se intentó en varias ocasiones crear un tribunal similar: Juicios de Núremberg (1945) y Tokio (1946) o los creados en la década de

los 90 para enjuiciar los crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia (1993) y en Ruanda (1994). ¿Cuáles son los cuatro crímenes internacionales más graves?

 

A.- Genocidio. Aquellos actos perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso. Matanza de miembros del grupo, lesiones graves a la integridad física y mental de los miembros del grupo, medidas destinadas a impedir nacimientos en ese grupo, y traslado forzoso de niños del grupo a otro grupo.

B.- Crímenes de lesa humanidad. Actos cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque. Asesinato, exterminio, esclavitud, deportación de la población, encarcelación u otra privación grave de libertad, tortura, violación y prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada, desaparición forzada de personas.

C.- Crímenes de guerra. Actos cometidos durante un conflicto armado (internacional o guerra civil). Asesinatos, torturas o tratos inhumanos incluidos los experimentos biológicos, deportación, privar a un prisionero de guerra o a otra persona a ser juzgado legítimamente imparcialmente, etc.

D.- Crímenes de agresión. Aquel que comete una persona que controla o dirige una acción política o militar de un Estado y planifica prepara o inicia un acto de agresión contra otro Estado.

DELINCUENCIA. La delincuencia a lo largo de la historia no ha sido uniforme, ni lo es hoy en día ni lo será en un futuro, de modo que está en continua evolución, al igual que el delito. Es un problema real que varía en intensidad, gravedad, tipología y cuantía según el tipo de sociedad, pero existe en todas ellas. Cada época y cada sociedad ha tenido y tiene sus propios delitos y sus propios delincuentes porque en cierto modo, la delincuencia es construida a partir del rechazo social de determinadas conductas o comportamientos. Como dijo Emma Goldman “Una sociedad tiene los delincuentes que se merece”.

 

PLATÓN (427-347 a.C.): Atribuía el crimen al medio ambiente. «La pobresa y miseria son factores criminógenos. Hay que castigar no porque alguien delinquió, sino para que los demás no delincan». Principio fundamental de la penología, la prevención por medio del castigo.

PLATÓN, afirmó que las leyes tenían que ser explicativas para comprender su objetivo por ejemplo las penales eran curativas porque los delincuentes eran enfermos y las leyes, los sanaban valiéndose de la sanción que era la medicina, de lo que deducimos que la antropología filosófica constituyó la base del Estado y del Derecho.

Si bien PLATÓN Atribuía el crimen a la pobreza y miseria, como factores criminógenos, está comprobado que hoy en día, no precisa que el hombre sea pobre, de escasos recursos, para que eso sea un indicador de un potencial delincuente.

La criminalidad, el acto de comerte una acción que atente a la comunidad, a la sociedad o a otra persona puede ser gestado por cualquier persona, sin que precise sus orígenes, cultura, credo, etc.

Para el cometimiento de un acto delictivo o criminal, solo se requiere la capacidad de poder hacerlo y el deseo de hacerlo, en muchos casos es el resultado de una planificación o en otros por el azar, peor la cualificación en sí, de quien comente el acto delictivo o criminal, no entra en escena sus orígenes de pobreza, más si la actitud delictiva. Como conclusión, el hombre tiene la cualidad de hacer daño, sin mediar el daño que hace, ya que tiene la predisposición de hacerlo.

 

Paradoja del Autor:

¿por qué el hombre comete una acto delictivo o criminal, sabiendo que dicho acto es penado por las leyes y sociedad en sí?

Paradigmas del Autor:

¡Parecería ser que el hombre que delinque desestima, ignora o no le importa las consecuencias legales de sus acciones delictivas, su objetivo es hacerlo, y obtener redito por tales actos!

¡Se entendería que el hombre que delinque, sabe y conoce las consecuencias legales de sus acciones delictivas y toma a favor cierto vacíos legales!

Tal parece que el hombre que delinque entiende el proceso jurídico de sus actos y/o la desconfianza en el sistema judicial, ¿será que esto coadyuva al cometimiento de actos delictivos?

 

Apólogo del Autor:

El comportamiento humano, las actitudes del hombre frete a la cotidianidad, hace que este piense siempre en sí, y en los suyos, sin media los demás (la sociedad) y si el o los suyos enfrentan una crisis y ve o cree que la solución está en posesión de otra persona simplemente la toma, sin reparo.

Apresar de la gran diversidad de aspectos que adquiere y presenta el comportamiento humano cuando es considerado desde su dimensión social, se permite hacer una taxonomía, como unidad de estudio para la conducta humana en la sociedad. Se advierten clasificaciones como: I Social, II Asocial, III Parasocial, IV Antisocial.

I Social; Definición de aquello perteneciente o relativo a la sociedad. Conjunto de individuos que comparten una misma cultura y que interactúan entre sí para conformar una comunidad.

II Asocial; Se refiere a aquel individuo con una falta de motivación para participar en la interacción social y/o la preferencia por las actividades sociales. ​ El término asocial representa a aquellas personas que no les agrada estar rodeados de multitudes.

III Parasocial; Se da en el contexto social, pero es diferente a las conductas seguidas por la mayoría del conglomerado social. Es la no aceptación de los valores adoptados por la colectividad, pero sin destruirlos.

IV Antisocial; De personalidad y/o patología psiquiátrica que padecen, al no pueden adaptarse a las normas sociales, como son las leyes y los derechos individuales.

 

Cognición e Inteligencia. –

​¿Está relacionado el I.Q. de una persona con su ideología política o religiosa?

El estudio de la inteligencia humana es una de las áreas que más choques de puntos de vista han generado tanto en psicología como en ciencias sociales en general.

Definir lo que es la inteligencia humana es en sí un campo de batalla, y si además se pretende relacionar el concepto de cociente intelectual con la ideología política o religiosa de cada persona, es mucho más complejo de dar con un inicio a ser analizado. El motivo no es claro: Un I.Q. es un rasgo medible, pero no se puede contrastar con ideología y/o creencia de una persona. Todos los defensores de posturas políticas quieren asociar a su causa, alegando saber bien que tienen que hacer, estando en el poder, pero el análisis de sus discursos solo tiene como base, el ataque, al contrario, demostración que la inteligencia no es simplemente una característica personal, sino que también acarrea un fuerte valor moral.

Las personas que defienden creencias religiosas, advenimientos, acciones de fe, etc. Y no permiten la existencia de otra opinión religiosa, a la fecha ha causado a la humanidad una ralentización a su evolución, crecimiento, desarrollo como especie en un mundo que ya se sabe cómo es y hasta que de que problemas adolece. pero la defensa a teorías, teologías, y hasta la descontextualización de hechos en la historia del hombre y su desarrollo, ha sido vinculado con las creencias religiosas y a la par que las posturas políticas, alegando predicciones, mandatos y hasta teorías sancionatorias apara a quien que dude o no las cumpla.

Entre en escena la pregunta, ¿Por qué, muchos se justifican con la religión y/o causa política?

El I.Q. de una personal desde su nacimiento es capaz de discernir lo bueno y malo, y este se desarrolla a medida de su crecimiento saludable, pero ya está en la decisión del comportamiento humano, el juzgar sus actos, acciones y/o decisiones.

 

Aporte del autor de este ensayo.

Exordio. –

Un hombre, nacido de una adolecente la cual, por circunstancia de su vida en ese entonces, llega a la gran ciudad a dar a luz a su primogénito, pero sin saber qué hacer y tras tubos de la vida, a los 5 años se desprende de su hijo, quien termina viviendo con varias familias, con culturas diferentes, cuyo nivel sociocultural es considerado en la actualidad como marginal. Este hombre su infancia y adolescencia, vive rodeado de maltratos, vejámenes, en un entorno social en al cual confluían, la drogadicción, delincuencia, alcoholismo, prostitución y todo esto en sectores marginales de la gran ciudad.

Hoy en dicho hombre, es un padre responsable, profesional, trabajador y considerado ejemplo a seguir. Nunca se vio envuelto en líos de disten de la sociedad, justica y moralidad. Si bien su formación como hombre tubo un alto costo per se, pero el resultado de su dedicación y ahínco, es celebrado por los suyos.

¿qué hiso a este personaje ser lo que es, si de pequeño se advertía un futuro relativo a donde se crio y educo?

¡si se contrasta la infancia de este hombre vs. los ensayos psicosocial expuestos por diferentes autores, y hasta la propia criminología, era fácil vaticinar un potencial delincuente!

¿pero si dicho niño, años después ser convirtió en un hombre de provecho para sí, los suyos y la sociedad en sí, qué paso entonces?

Es complejo internarse en la mentalidad, creencia, deseos anhelos del ser humano, ya que, por normas, creencias, modus vivendi, credo y hasta fe, no decimos lo que realmente sentimos, termina siendo solo una predicción o hipótesis, el resultado del análisis criminológico del ser humano.

Entre en escena la posibilidad del trastorno de identidad disociativo, o simplemente el ajuste psicosocial, el cual es literalmente fácil advertir en una personal que dice ser víctima, cuando en el fondo es el victimario. Estas acciones se encuadran en aquellas personas que por necesidad o predisposición comenten actos y/o acciones.

 

En contexto;

 

  • Para la industria de vigilancia y seguridad privada, es de mucha importancia el establecer matrices de evaluación criminológicas a justada a las leyes del país, políticas, normas, reglamentos y modelos de gestión que cada empresa tenga.
  • Muy importante es que la perfilación criminológica del mando medio y alto de la organización sea realizada y analizada al menos cada 8 meces, esto causará un sistema de conocimiento, conciencia y aprendizaje el cual deberá adoptado por el personal con jerarquía.
  • En las empresas de vigilancia y seguridad privada, se debe instituir un sistema de análisis criminológico de los actuales colaboradores a la vez implementar un sistema de evaluación criminológica de los aspirantes, el cual deberá incluir matrices de evaluación que de indicadores antes, durante y al salir de la empresa, la información que un elemento de seguridad genere o reciba dela organización, puede ser susceptible de la organización en sí, de ahí esta sugerencia.

Ante los hechos acontecidos en la región las últimas semanas a la fecha en, “Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Bolivia y Ecuador” relativo a las manifestaciones violentas, con saqueos, anarquía y rebites de terrorismo urbano, evidenciada en las protestas sociales organizadas,

  • toda organización deberá instituir un programa de respuesta inmediata, un centro de información/inteligencia, algo así como un ecu911 este centro de comando y comunicación receptara, captara, interpretara, analizará, procesara y recomendara acciones y respuesta inmediata, el I.C. centro de inteligencia y control Bajo la fachada de “centro de información y comunicación” el cual toda organización debe instituir, funciona como un área especializada en información relacionada con cualquier tipo de amenaza que pueda comprometer la continuidad operacional y gestión de la empresa, el éxito de este departamento está la correcta segmentación de la información para poder tomar las mejores decisiones al contexto de la empresa para que tomen decisiones, (inteligencia). “La inteligencia no logrará predecir el futuro, pero dirá que hacer y estar preparado para cuando una amenaza se presente”

Se trata de anticipar criminológicamente e instituir un sistema de protección a la continuidad operacional y organizacional de la empresa. El análisis de inteligencia de la empresa debe tener la capacidad técnica, tecnológica y humana con una infraestructura acorde al sistema C.I.C. si bien existen software especializados en trabajo inteligencia bases de datos y comunicación directa con autoridades.

Pero se trata de la capacidad de discreción y discrecionalidad de un analista, con perfil criminológico haga, para sí lograr el asertividad en las sugerencias, recomendación y dirección de acciones de respuestas.

Las fuentes de información abiertas están a la mano, gracias a la tecnología actual, redes sociales, medios de comunicaciones digitales y físicos, a más de las informaciones de las autoridades correspondientes, de ahí se toma para hacer inteligencia criminológica, gracias a las fuentes abiertas.

Es muy importante verificar las fuentes de información, empezando por entender que es un sistema de inteligencia de fuentes abiertas, término se refiere a información que se puede obtener por medios públicos accesibles a la población y recursos de comunicación impresos y digitales, redes sociales como Facebook, comunicados  de autoridades gubernamentales, Ante una posible eventualidad se debes tomar todas las fuentes de información disponibles pero con la mentalidad de filtrarla con criterio, objetividad y veracidad, para que sea inteligencia, las decisiones más críticas serán tomadas gracias al resultado del análisis de la información primaria.

Los miembros del sistema C.I.C. serían los jefes de área de la empresa más, uno o dos miembros externos, cuyo perfil estén en apego al análisis criminológico (indispensables), la infraestructura del C.I.C. deberá estar aislado y de preferencia alejado de las instalaciones de la empresa, se trata de una instalación física acorde a una sala de crisis, con el equipamiento acorde a la naturaleza del trabajo a realizar.

  • Establecer, instituir, y socializar programas de mediación de conflictos en la organización, con el fin de evitar, prevenir y remediar problemas potenciales y que esto se genere en una crisis en el entorno laboral, pero el mediador, deberá tener el criterio y tino suficiente para no transgredir la esfera laboral, con lo personal, familiar y social, pero si hasta donde se haya generado la causa del problema de entre los colaboradores.
  • Establecer, instituir, y socializar programas de metas laborales, estímulos no económicos, más acertado es el estímulo al desarrollo de la profesión, con becas de estudios relativos y especializado en la industria de la seguridad, con cláusulas puntuales, medibles, tangibles y a la vez que estimulen el deseo de crecimiento a la par de la organización en la que labora, e inculque de forma intangible la profesionalización en la industria, a más de la promoción por meritocracia.

 

-fin-

 

Bibliografía de este ensayo.

  • Biblioteca virtual de la universidad
  • Ensayos, análisis, publicaciones de varios criminólogos y psicólogos
  • Análisis, hipótesis e investigación de campo del autor